¿Qué es la adicción?

 

La adicción es una enfermedad crónica y recurrente  del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas. Esto implica una incapacidad de controlar la conducta, dificultad para la abstinencia permanente, deseo imperioso de consumo, disminución del reconocimiento de los problemas significativos causados por la propia conducta y en las relaciones interpersonales así como una respuesta emocional disfuncional.

 

El resultado es una disminución en la calidad de vida del afectado (generando problemas en su trabajo, en sus actividades académicas, en sus relaciones sociales y/o en sus relaciones familiares o de pareja). La neurociencia actualmente considera que la adicción a sustancias y a comportamientos comparten las mismas bases neurobiológicas.

 

La adicción no solo tiene consecuencia sobre el individuo que consumo la sustancia o realiza el comportamiento adictivo que sea (ludopatía, adicción al sexo, a las nuevas tecnologías, etc.), sino que también tiene multitud de consecuencias en el entorno más cercano, la familia.

 

Abstinencia

La abstinencia es la reacción del cuerpo al ser privado de una sustancia adictiva de la que se ha vuelto dependiente y tolerante. Sin la sustancia, las funciones del organismo que dependían de la sustancia se modifican, debido a la dependencia de la sustancia. Desequilibrios químicos y hormonales y un nivel de estrés psicológico es de esperar, si no se vuelve a introducir la sustancia.

 

Tolerancia

La tolerancia es un fenómeno complementario al síndrome de la abstinencia. Consiste en la necesidad de aumentar la dosis de la sustancia para obtener los efectos deseados. Se produce debido a los desequilibrios químicos que se producen en el cuerpo debidos al consumo reiterado. El organismo se "prepara" para la recepción de la sustancia. Es necesario incrementar el consumo proporcionalmente al tamaño de este efecto.